Logo+Bajada

Coronel, 14 de septiembre de 2023

Esta iniciativa no sólo mejoraría la salud de los salmones, sino que también reduciría las pérdidas económicas asociadas con esta enfermedad, abriendo nuevas posibilidades para una producción más eficiente y sostenible.

La SRS es una enfermedad bacteriana que ha representado un desafío importante para la industria salmonera durante años. Afecta a los peces en su fase de cultivo en el mar, provocando pérdidas significativas y preocupaciones en cuanto al uso de antibióticos y su consecuente impacto ambiental. La necesidad de abordar esta enfermedad de manera efectiva es crucial para la continuidad a largo plazo de la industria acuícola en forma sostenible.

El Proyecto de Vacuna Oral de Innocon

El equipo de Microbiología y Biología Molecular de Innocon se encuentra a la vanguardia de la investigación y desarrollo de vacunas orales para la acuicultura. “Nuestro proyecto actual se centra en la creación de una vacuna oral contra la SRS, pero también estamos diseñando que esta tecnología pueda servir como un vehículo para prevenir otras enfermedades a futuro. Esta amplia visión busca abordar múltiples desafíos de salud de manera eficiente y sostenible”, comenta Milica Sevo, jefa de I+D Microbiología de Innocon.

Por su parte, Jorge Sepúlveda, jefe de I+D Biología Molecular de la compañía, comentó que: “Creemos en el futuro de la salmonicultura y el potencial que nuestras vacunas orales podrían entregar para generar una industria más eficiente y preocupada de sus impactos, tanto en la salud preventiva de los peces, en la baja de uso de antibióticos como en el cuidado de las aguas donde son cultivados. Continuaremos trabajando incansablemente para hacer realidad esta visión y mantener a Chile a la vanguardia de la innovación en la producción y el cuidado del salmón”.

La vacuna, que está actualmente en una etapa de validación de la plataforma para prevenir SRS y otras enfermedades, permitirá promover la industria salmonera nacional de forma más competitiva a nivel global. Con el compromiso de tener esta solución líder en el mercado a beneficio de la ciencia y avances de la acuicultura. “Las pruebas realizadas en los últimos meses, corroboran el potencial de la tecnología en la salmonicultura, lo que ayudará no sólo a la industria en sí, sino también a la preservación del ecosistema acuático y la promoción de prácticas de cultivo sostenibles”, finalizó Sepúlveda.